martes, 5 de julio de 2016

Serie escritores con gato. Alberto Laiseca.

Tenía que ser escritor porque era la única que me quedaba y por suerte lo fui. 
Tenía un plan B: ser rico, irme a trabajar a África del sur en una plantación o qué sé yo qué mierda, empezar de obrero y terminar comprándole las tierras al dueño. Fantasías así, pero de fantasías vive el escritor también.