domingo, 8 de marzo de 2015

Saberse olvidado

Esta semana era muy significativa para mí y para el programa de radio que dirijo y presento: “Pasen y lean”. Hace un año que comencé la maravillosa andadura que nos ha mantenido unidos en las ondas sirviéndonos de la excusa de la literatura. Un año de noticias, presentaciones de libros, agenda cultural, talleres de creación literaria, artículos críticos… y, sobre todo, un año con esas entrevistas que nos han acercado a autores de la talla de Félix Palma, Laura Falcó, Francisco Narla, Victoria Álvarez, Toni Hill, María Pilar Queralt del Hierro… y tantos y tantos otros que no quiero dejar en el tintero. Entrevistas que aún retumban en nuestros corazones y en nuestros oídos gracias a la magia de internet ya que, les recuerdo, pueden escuchar de nuevo esos programas visitando el siguiente enlace: 


Gracias de verdad por dejaros embaucar una vez a la semana y compartir este tiempo de radio y de libros conmigo. 


Decía el escritor, periodista y político español Vicente Blasco Ibáñez:
Tenemos dos fuerzas que nos ayudan a vivir: el olvido y la esperanza.


En la última entrega de "Pasen y lean" conté con la presencia en los estudios de Radio Guadalquivir de Sebastián García Hidalgo, escritor sevillano que en su primera novela, Saberse olvidado, mezcla el primer amor, con la aventura de un protagonista buscando su libertad, su madurez y divagando por recuerdos que, a veces, se tornan difíciles de soportar. Todo esto, junto a unas circunstancias familiares y personales algo especiales. Con esta primera obra, Sebastián García Hidalgo ha saboreado las mieles y las hieles de lo que se puede vivir dentro del mundo de la literatura y él nos contará más adelante porqué. Pero de momento les diré que ha recibido las mejores palabras de gente como Verónica Forqué que de su ópera prima ha afirmado:

“Es una novela de una ternura enorme y está escrita con tanta sinceridad e inocencia que me emociona y me prende. Enhorabuena.” 

El autor del prólogo, el mismísimo Moncho Borrajo, ha manifestado de Saberse olvidado:
He de reconocer que una gran mayoría de los libros que tratan la homosexualidad se me caen de las manos en cuanto el sexo entra en sus páginas. Los autores con su petulancia nos quieren enseñar a los demás sin el menor pudor lo liberados que son y todo lo que han vivido. El que hoy os presento, es todo lo contrario, por lo tanto si lo que buscáis en él son emociones carnales y motivos para calentar vuestro motor algo oxidado, mejor que lo dejéis porque no cumple tales expectativas. Éste es un libro de sentimientos, de afectos sencillos pero profundos, de esos que te dejan un sabor agridulce en la boca y la sensación de haber vivido algo parecido, o posiblemente el quererlo vivir.

Sebastián en este libro nos hace recordar las cosas sencillas de la vida. En este caso la vida de una persona que entre otras muchas cosas es homosexual. No es por ello que la historia sea importante, aunque sí aporte ese toque especial al serlo él, si no por hacerlo de forma sencilla sin barroquismos andaluces que solo complicarían la historia y la harían pedante y posiblemente plúmbea.

Si queréis escuchar lo que Sebastián nos contó sobre su novela...