sábado, 24 de enero de 2015

La Saga Gardet

Dice un proverbio árabe:
Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría.

En la pasada entrega de "Pasen y lean" contamos con la compañía del escritor Emilio González Ferrín, profesor titular de Pensamiento Árabe e Islámico en la Uni­versidad de Sevilla. Doctorado en 1995 con una Tesis sobre el diálogo euro-árabe, su perfil docente e investigador trata de superar el orientalismo en la interpretación del hecho árabo-islámico. En tal sentido, sus trabajos giran en torno a tres puntos: partiendo de las culturas y las religiones compara­das, analizar las fuentes culturales del texto coránico y la llamada historiología medieval, especialmente la entrada de lo islámico en Europa a través de Al-Andalus, para plantear en coherencia el presente de las relaciones euro-árabes y mediterráneas en general.
Emilio González Ferrín ha publicado numerosos artículos y una decena de monografías sobre temas de cooperación cultural con el mundo árabe y el islam, entre los que destacan Diálogo Euro-Árabe (1997), Salvaciones Orientales (1999), y La palabra descendida, una lectura intelectual del Corán que fue galardonada con el Premio Internacional de Ensayo Jovellanos 2002.
En 2006 presentó su teoría de al-Andalus como la Europa orientalizada que en parte propició el Renacimiento. Se incluye en su libro Historia General de Al-Andalus. Se trata de las conclusiones de un proyecto de investigación para la Junta de Andalucía sobre al-Andalus como tierra intermedia entre Oriente y Occidente.
Dirige el grupo de investigación Al-Andalus y el Mediterráneo y en junio de 2008 recibió el premio de Divulgación Científica de la Universidad de Sevilla por sus artículos en la prensa española.
Ha sido investigador visitante en las universidades de Lovaina, Londres, Ammán, Da­masco y El Cairo, ciudad ésta en la que estudió a finales de los ochenta.
En la actualidad, es Profesor Visitante en la Escuela de Teología de Vancouver (Cana­dá), y en la Universidad Camilo José Cela de Madrid. Es miembro fundador del Ob­servatorio de Religiones Comparadas -Universidad Pablo de Olavide-, así como del Comité Pensar Al-Andalus de la Casa Árabe y dirige la Cátedra Al-Andalus (Fundación Tres Culturas del Mediterráneo). También es miembro del Consejo Editorial de dos Bo­letines: el de la Sociedad Española de Iranología, y el del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos.
En septiembre de 2012 presentó su primera novela, desarrollada en el marco de las llamadas primaveras árabes y que lleva por título Las bicicletas no son para El Cairo (Ediciones En Huída) y que es un homenaje personal a la ciudad en la que vivió y que frecuenta desde hace dos décadas. Una novela que forma parte de la Trilogía "El Cairo" y está inserta en la saga sobre Sebastian Gardet, un personaje huidizo a través del cual propone el autor un particular diálogo euro-árabe.

Sinopsis de Las bicicletas no son para El Cairo:
“Por una parte está El Cairo, el de siempre y que nos sobrevivirá a todos -eternidad, divino tesoro-. Por otra, un grupo de personajes que representan este melodrama egipcio en siete capítulos.
 Poco antes de sublevarse el millón de personas en la plaza de Tahrir, estos hombres y mujeres trenzan sus destinos entre la dificultad de circular en bicicleta por el tráfico de El Cairo y la imposibilidad de acelerar el ritmo de sus vidas. A pesar de esas prisas vacías y de las bicicletas que se caen, estos protagonistas tratan de respirar, atrapados como moscas en la compacta miel de tiempo egipcio... y enhebrar finalmente unas vidas que los rescate de sí mismos.”

Presenta por tanto esta obra una historia universal contextualizada y localizada con maestría por el autor en dos planos: uno primero, espectacular y descriptivo, que nos muestra El Cairo como ciudad, y uno segundo que nos presenta Egipto como sociedad. Una sociedad convulsa que inconscientemente vislumbra y reconoce que ya nada será lo mismo.

Sinopsis de Los puentes de Verona:
Sebastian Gardet ha desaparecido. Después de una polémica conferencia en Verona, nadie ha vuelto a saber de él y Leo Frobenius, su cuñado, asume la tarea de encontrarlo. Pero antes deberá superar una vieja obsesión.
Cruzando los puentes de Verona, unos personajes cobrarán sentido relacionándose entre sí, como el comisario Linati encargado del caso, la joven Aida, víctima de la constante tragedia de Lampedusa, o el viejo conocido Mark Parks.

Entre unos y otros, los que cruzan esos puentes de Verona configuran la Europa social que se avecina, enmarcada en esta segunda entrega de La Saga Gardet. 

Si queréis saber lo que Emilio González Ferrín nos contó sobre tus obras (y sobre el as relaciones euro-árabes, aquí os dejo el enlace a la entrevista.