domingo, 21 de febrero de 2010

PRESENTACIÓN EN SEVILLA DE EL ELEFANTE DE MARFIL


Como ya os informé en la agenda de la nueva web, el pasado 18 de febrero era la fecha prevista para celebrar el bautizo de mi "elefantito". Así que nos reunimos en la Sala Juan de Mairena de la Fundación Cajasol desafiando las inclemencias del tiempo. La llenamos de música, literatura y elefantes de cartón (que parecía aquello la selva africana). Tengo pruebas gráficas de casi todo.



Antonio Rodriguez Almodóvar y yo al comienzo de la presentación, escuchando el tema "Olor a esclavitud" compuesto e interpretado al piano por Fran Roldán, inspirado por el personaje de mamita Lula


Mª Luisa Viu Blanch y Carmen Herrera (del Grupo poético “La Madeja”) recitando el poema “Ajedrez” de Jorge Luis Borges

Pedro Luis Ibáñez Lérida lee el poema de Omar Khayyam en el que se inspiró Borges para escribir "Ajedrez"

Martín Lucía lee el poema “Soneto de amor como el ajedrez” de Enrique González. Acompañado al piano por Mariano Alda



Ana María Atalaya (de Personas Libro) declama el momento de pasión entre doña Julia y León con el acompañamiento de Mariano Alda


Con Juan Antonio, mi cicerone en Carmona


Con Joaquín Martín, ex alumno y traductor de la nueva web



Con los chicos de CAS (Casa del Ajedrez de Sevilla) campeones de Sevilla de ajedrez por equipos. Antonio Vázquez (mi asesor ajedrecístico en la novela), está justo detrás de mí.



Con Vicente, Antonio y Luismi de Apoloybaco, que organizaron un maravilloso cóctel posterior para que pudiésemos brindar por el elefante recién nacido



Un momento de la "post-presentación"



Otro más



Quiero aprovechar para expresar mis más sinceros agradecimientos a todos lo que habéis hecho posible que este día de lluvia terminase convertido en una tarde-noche plena de luz.


Gracias a Antonio Rodríguez Almodóvar por su maravillosa presentación, a Ana María Atalaya, a José de la Rosa, a Pedro Luis Ibáñez Lérida, a Martín Lucía, a Mª Luisa Viu Blanch y a Carmen Herrera por su pasión por las letras. Gracias a Vicente, Luismi y Antonio de Apoloybaco por esa fiesta que unió más a todos (que el buen vino es lo que tiene). Y, por supuesto, gracias a mis músicos de cabecera: Francisco José Roldán y Mariano Alda.


Algo muy bueno he tenido que hacer para merecerme unos amigos tan talentosos y comprometidos.