viernes, 7 de marzo de 2008

Historias del 8 de marzo

Os muestro orgullosa el libro antológico que la Fundación Bilbao Bizkaia Kutxa ha editado para celebrar el Día Internacional de la Mujer.

Se trata de un delicioso proyecto literario: Historias del 8 de marzo que viene a sumarse de una manera casi perfecta a mi trayectoria profesional ya que, todas y cada una de mis obras, tienen la impronta de esas personas que la historia ha olvidado, que en muchas ocasiones son del sexo femenino. Los que me conocen saben que hasta mi tesis doctoral habla del tratamiento de los asuntos de género en los medios de comunicación.

Mi relato para este libro se llama

La historia real del Gran Mago Arturo y la emakume que le rompió el corazón

El título ya da una idea de lo que el lector se encontrará dentro: Un secreto desvelado.

Mi relato habla de mentiras que duran décadas, mentiras que aceptamos a lo largo de la vida como evidencias, porque a veces no queremos conocer la verdad, o no podemos imaginarla, porque esa verdad es menos creíble que la mentira.

La historia real del Gran Mago Arturo y la emakume que le rompió el corazón, habla de un mago anciano que vive recogido en la casa de citas “Las mil y una noches” y que ha pasado su vida destrozado por el amor de Ane, una misteriosa mujer. Un 8 de marzo, tras sesenta años odiándola, recibe la citación de un notario porque ella le menciona en sus últimas voluntades. El viejo mago ha conjeturando miles de razones por las que su gran amor de la juventud le abandonó sin una explicación y, por fin ha decidido que lo más razonable es que ella fue una traicionera que no le amaba.

Es, lo que les explicaba al comienzo de esta presentación: decide aferrarse a una mentira creíble, porque la verdad es increíble.

Pero no crean que se trata de una historia de dramas. Los personajes de mi relato son tiernos y divertidos, son rebeldes con causa y por eso sufren pataletas de niños pequeños. Las mujeres que aparecen en La historia real del Gran Mago Arturo y la emakume que le rompió el corazón tienen carácter de damas aunque algunas de ellas vendan su cuerpo y, Arturo, el hombre que lleva años considerándose agraviado por la traicionera Ane, es un cascarrabias de corazón sentimental.

No quiero destriparles el final, pero mi protagonista… mi Ane, es una mujer de palabra, una mujer que quiso enfrentarse a las imposiciones de su sexo y que lo hizo con todas las armas que tuvo en su poder (que en ocasiones, y en determinadas épocas, no fueron muchas). Ane no es más que la representante de tantas mujeres luchadoras que he tenido la suerte de conocer a lo largo de mi vida.

Espero que el que tenga ocasión de leerlo lo disfrute.



Os dejo algunos enlaces en los que se habla de la presentación de la obra:

El País
Deia